Hombre que alquilaba a sus perros para pasear

El vecino de A Coruña ofrecía a sus animales de compañía a través de anuncios de Internet para burlar la limitación de movimientos por el estado de alarma.


Tras la primera intervención de los agentes de la Comandancia de A Coruña, el vecino volvió a difundir sus anuncios. En uno de los que llegó a publicar en los días de cuarentena se podía ver un tranquilo golden retriever con un cartel colgando del cuello: “Me ofrezco para pasear humanos estos 15 días. Firmado: Bali”. La foto aparecía acompañada del comentario: “El presidente ha dicho que sin perro no se sale a pasear”, junto a un emoticono de la risa. Y, de nuevo, el ofrecimiento de sus canes por dos euros: “Puedes pasear un perro en adopción y contribuir a su mantenimiento y bienestar. Pequeños, medianos y grandes. Observando normas de seguridad y emergencia”.


La misma portavoz explica que el hombre convive al menos con “cinco perros” y que el Seprona ha presentado denuncias por vulneración del Real Decreto del Estado de Alarma y de la Ley 4/2017 de Bienestar Animal de la Xunta de Galicia. Por la primera de las infracciones, según informa, será la Delegación del Gobierno en Galicia quien determine la sanción. Por la segunda, corresponderá a la Administración gallega valorarla y puede llegar a costarle “entre 500 y 5.000 euros”. No obstante, según indica la agente, no se pudo llegar a comprobar si el hombre logró clientes para su negocio en estos primeros días de confinamiento.


El denunciado “carece de cualquier tipo de registro o autorización como núcleo zoológico para dedicarse a la cría y cesión temporal de animales de compañía”, señala la Guardia Civil de A Coruña, y según la ley gallega de protección y bienestar de los animales de compañía “está prohibida la cesión o donación ambulante”. En los primeros días del Estado de Alarma, los policías localizaron (aunque no denunciaron) a un hombre que paseaba un pequeño perro de peluche en Palencia; también a otros que optaron por sacar a sus cabras sujetas de cuerdas en lugares como Palafrugell (Girona) o Monforte (Lugo).

Comments

0 comments

Miguel Medrano

Sobre el autor

Añadir comentario